Saltear al contenido principal
Las Mejores Posturas Para Un Pene Pequeño

Las mejores posturas para un pene pequeño

El Kamasutra nos ofrece un amplio catálogo de posturas para hacer el amor, pero bien es cierto, que todas no son aptas para penes que son demasiado grandes igual que tampoco lo son  para penes pequeños. El tamaño no importa siempre que sepamos sacarle el máximo rendimiento al tamaño que tenemos, por eso he decidido escribir este post, con la intención de recomendaros las mejores posturas sexuales para que sintáis y disfrutéis los dos, lo máximo posible.

El Misionero

La clásica postura del Misionero, es en este caso una gran aliada. Ella tumbada sobre su espalda y él entre sus piernas, los dos con las piernas estiradas. Es una buena postura para estar en contacto piel con piel y además os permitirá aprovechar al máximo la sensación de tener el pene dentro. Si a pesar de eso, el pene no acaba de mantenerse dentro y se sale, ella puede doblar un poco las rodillas y elevar la pelvis para facilitar el contacto y la penetración.

 

 

 

El Inexperto

Esta postura se llama así, porque según el kamasutra es perfecta para el novato que está aprendiendo. Ella se tumba boca arriba, el hombre la sujeta por las caderas y la levanta, arqueando el cuerpo y manteniendo la cabeza y los hombros en la almohada. Los dedos de los pies, casi no deben estar en contacto con la cama. El hombre de rodillas y entre sus piernas, la penetra. En esta postura es el hombre quién controla el ritmo y la intensidad, ya que ella, en la postura que se encuentra, le resultará imposible poder hacer nada. Es una postura perfecta para excitarse, porque os permitirá sentir bastante, pero no aguantareis mucho, ya que se volverá complicada de aguantar mucho tiempo.

 

 

El Loto Invertido

Ella se tumba boca arriba, flexiona las piernas y sujeta sus propios tobillos elevando un poco la pelvis. El, igual que en la postura anterior, entre sus piernas, penetrando, controlando la intensidad y el ritmo. Es una postura muy buena para la estimulación del Punto G femenino, ya que la dirección de la penetración apuntará directamente a este punto.

 

 

 

 

El Trípode Cojo

Los dos de pie, ella levanta una pierna que el hombre le sujeta mientras la penetra. Esta postura tiene el inconveniente de que ambas personas tienen que tener una altura parecida, de lo contrario será difícil poderla hacer, pero para parejas de estaturas similares, es perfecta para una penetración intensa con un pene pequeño.

 

 

 

 

 

La Hamaca

Una de mis favoritas. Ella se tumba boca arriba, ideal si se coloca unos cojines debajo para elevar la pelvis y levanta las rodillas posándolas sobre los hombros de el. El hombre de rodillas entre las piernas de ella, sosteniendo las piernas en sus hombros y penetrándola. En esta postura es ella quien llevará el ritmo, el movimiento y la intensidad de la penetración.

 

 

 

Las Ranas

El sentado al borde la cama o en una silla amplia con las piernas un  poco abiertas. Ella sentada sobre el con los pies posados en el hueco que queda entre las piernas de el. Ella flexiona las rodillas y se clava el pene en su interior, controlado el ritmo y la velocidad. Esta postura también es perfecta para estimular el Punto G femenino con un pene pequeño, permite una penetración profunda y si se hace bien, mantendrá al pene dentro de la vagina.

 

 

 

 

La Flor

Ella tumbada boca arriba  con las piernas flexionadas y las rodillas casi tocando los hombros. El hombre entre sus piernas, con la pelvis bien pegada a su sexo, penetrándola. Ella puede cogerle a el de la nuca para mantenerle bien pegado a ella y guiarle.

 

 

 

 

La verdad, es que a pesar de lo mucho que se habla y se especula con lo del tamaño y con lo de no sentir lo suficiente, la realidad es que si sabemos como hacerlo, el tamaño deja de ser un problema. Esto es como todo, el conocimiento, el aprendizaje y la práctica son esenciales para aprender a disfrutar de manera plena, sana y aceptando a nuestro cuerpo tal como es. 

Olvidar las habladurías de los ignorantes, que lo único que intentan es hacer daño y aplicaros en mejorar día a día vuestros encuentros. Y recuerda que no nacemos aprendidos, así que si me necesitáis, estaré encantado de ayudaros. Podéis solicitar una consultoría conmigo de manera presencial y también online, aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba