Saltear al contenido principal
6 Mentiras Sobre El Amor Que Todavía Nos Creemos

6 mentiras sobre el amor que todavía nos creemos

Hace miles de años… en un hermoso lugar….

Así comienzan la mayoría de cuentos que nos han contado a lo largo de nuestra infancia, donde casi siempre hay un príncipe y una princesa que se enamoran, se dan un beso de amor verdadero y son felices por siempre jamás.

Supongo que no hace falta que te diga que la realidad es un tanto distinta ¿verdad? Aunque bueno, siempre habrá alguien que viva en su propio cuento de hadas.

Precisamente para que despiertes de ese cuento, he decidido escribir esta entrada.

El amor, esa cosa que nos vuelve tan locos, que nos hace sentir felices y que al día siguiente puede rompernos en pedazos.

Los cuentos de hadas son un fiel ejemplo de las ideas preconcebidas que nos hemos hecho sobre el amor.

Sinceramente, pienso que tenemos bien impregnado en nuestro propio ser y sobretodo en lo más profundo de nuestra conciencia, una determinada idea sobre el amor que poco o nada tiene que ver con la realidad. No debemos olvidar que no existen modelos puros en la vida.

Idealizamos muchas cosas que no son ciertas y que nos llevan a cometer tremendos errores que a veces arruinan nuestra felicidad.

Estas son 6 mentiras sobre el amor que todavía seguimos creyendo:

1. El amor es entre dos.

El amor con uno mismo, ya ni lo tenemos en cuenta. Tres personas, mal rollo, es un trio, y más de cuatro una orgía, y estas cosas ya no se consideran amor.  El amor no tiene limites, podemos amar a un número ilimitado de seres al mismo tiempo y seguirá siendo amor. Te sorprendería la cantidad de personas que hay en este mismo momento amando a varias personas a la vez.

2. El amor es entre un hombre y una mujer.

No hay forma de que este deje de ser el modelo de amor imperante. Hasta hace muy poco, el amor entre personas del mismo sexo se consideraba un vicio, una enfermedad o un síntoma de perversión. Todavía quedan rincones en el planeta, incluso grupos de gente concreta que lo creen así. El amor no entiende de sexos, esa es la evidente verdad, así como tampoco entiende de razas, ni de colores, ni de especies. Somos almas que nos enamoramos de otras almas y nada más.

3. El amor dura toda la vida.

Otra de las grandes mentiras. Todavía hoy hay quién piensa que si el amor no dura toda la vida, entonces no es amor verdadero. Una pareja que ha compartido veinte años de amor en su vida, de repente se separan. Claro, eso ocurre porque no era amor de verdad, vivían en una mentira. Afirmar esto es absurdo. El amor de tu vida no existe, existen los amores de tu vida ya que a lo largo de tu existencia, vivirás el amor en diferentes etapas y posiblemente con diferentes personas. Y no, no es más autentico un amor largo que uno corto. La autenticidad la da la verdad y el corazón que pones en lo que amas, no en lo que dure.

4. El sexo sin amor no está bien.

¿Acaso el amor sin sexo está mal? Uno puede amar a su padre, a sus amigos, a su perro y no tener sexo con ellos. Uno puede amar a otra persona y necesitar hacer sexo con esta, pero también puede que la ames y no tengas necesidad de sexo. Pues por esta razón tampoco debería estar mal visto querer sexo sin amor. Sexo y amor no siempre van de la mano, porque son dos cosas totalmente distintas. El sexo sin amor no es algo que deba ser despreciable, es sexo y existe como tal. Puedes buscarlo sin querer nada más o como parte de otra cosa. Pero cuidado con los autoengaños, no conviertas lo que es una cosa, en otra que no lo es. Querer o necesitar tener sexo con alguien  es lo que es y no debería verse mal, ni tú deberías sentirte avergonzado, porque entonces es cuando lo disfrazamos e intentamos embellecer la necesidad hablando de amor. Nos mentimos a nosotros mismos para conseguir algo que deberíamos normalizar, y por supuesto, también confundimos a la otra persona. Puedes concertar una consultoría conmigo si necesitas mas información sobre estas cuestiones.

5. El amor no es posesión ni es exclusividad.

En pleno siglo XXI seguimos viendo el amor como un contrato cargado de condiciones y letra pequeña.  El amor no implica poseer ni atar a nadie a ti. Tu pareja nunca puede ser tu mundo, tan solo es parte de el. El amor nunca puede llenar los vacíos personales propios, algo muy típico para muchas personas. Convertir a la otra persona en un esclavo dependiente de ti, no hará ni que os queráis más ni que la relación sea mas larga. Cuanto más intentes retener a la fuerza, mas distancia se creará entre vosotros. No es magia, es psicología pura.  La relación de amor mas autentica es aquella en la que dos o mas individuos deciden fomentar una relación respetuosa y  madura  manteniendo  su autonomía como personas y como seres libres.

6. El amor no se busca, se encuentra.

Esto es como estar en un desierto muerto de sed, y quedarte sentado a esperar que llueva en lugar de salir a buscar agua. Es cierto que cuando estamos desesperados por estar con alguien, nos mostramos muy ansiosos y fingimos ser quienes en realidad no somos. Esa pérdida de naturalidad, nos hace ser menos atractivos a las otras personas, pero quedarte encerrado esperando a que haya un terremoto, tu casa se derrumbre alrededor tuyo y la vecina del quinto caiga en tus brazos enamorándose de ti al instante, no es ni de lejos lo mas acertado. Necesitas hacer vida social y conocer gente, así que lo ideal, es que busques situaciones de intercambio social porque eso te permitirá conocer a otras personas y que estas te conozcan a ti.  Contra mas personas conozcas mas posibilidades de feeling habrá con alguna de ellas. Apaga la televisión y sal a  tener contacto con el mundo.

Sin duda, hay muchísimas otras cuestiones relacionadas con el amor que todavía hoy son erróneas y se siguen teniendo en cuenta, pero por hoy creo que es suficiente.

El amor es mucho más que esas mariposas en el estómago, solo hay que abrir la mente y ver las cosas desde otra perspectiva.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba